Una manera de vivir.

 

Una lágrima, la piel erizada, una carcajada. De eso se trata. De sentir.

Las marcas, los productos, las cosas conviven día a día con cada uno de nuestros sentimientos. Dejan de ser simplemente cosas una vez que cruzaron la puerta de nuestras casas.

 

¿Alguna vez se plantearon por qué nos molesta tanto que alguien nos saque algo del changuito del supermercado cuando aún no pasamos por la caja?

 

¿O por qué nos cuesta desprendernos de ese auto que vivió muchísimas aventuras con nosotros?

 

Ejemplos sobran para demostrar que a todos nos mueve un motor interno, que justamente se alimenta de sangre.

 

Sangre nació casi inesperadamente, sin buscarlo, pero queriéndolo. Y justamente esa gestación tan espontánea es la que hoy me hace ver y evaluar esta realidad con un asombro incrédulo

 

Cuando Sangre encara un trabajo lo toma como propio. Lo amasa, lo estira, lo acomoda a las necesidades que van surgiendo. Escuchando, hablando, proponiendo, Sangre busca, sin recetas mágicas, simplemente trabajando.

 

Sangre hoy es un estudio multidisciplinario. Una productora de ideas, de sensaciones, de emociones. Un laboratorio de pensamientos, de comunicación. Un taller de diseño gráfico, publicidad, web. Sangre es lo que se necesite que sea.

 

Pablo Miñarro, Director de arte.